¡Cartel con el programa actualizado!

¡Programa completo!

 

Gracias a la Asociación Cultural La Hormiga, proporcionamos la siguiente información sobre la Fiesta Barroca de Lerma

JUSTIFICACIÓN HISTÓRICA DE LA FIESTA BARROCA

Protagonismo nacional y europeo de Lerma en 1617

Nunca se construyó tanto en tan poco tiempo, y Lerma, un villorrio medieval, se transformó en villa cortesana barroca. En el año 1617, hace cuatrocientos años, se celebró el nacimiento de esta ciudad única y monumental. Se trasladó el Santísimo a la Colegiata de San Pedro y se inauguraron sus monasterios, el Palacio Ducal, la gran plaza barroca y el parque. Para celebrarlo, se organizaron las fiestas barrocas más espectaculares y duraderas de cuantas conocemos en Europa. Fueron veintidós días ininterrumpidos de fiesta, desde el tres de octubre al veinticinco. En ellas colaboraron poetas como Góngora, dramaturgos como Luis Vélez de Guevara, Mira de Amescua o Lope de Vega. En la construcción de arquitecturas efímeras intervino Gómez de Mora y en las cartelas y pinturas Sánchez Coello. Las representaciones de teatro contaron con la participación de la compañía Pinedo o actores tan reconocidos como Baltasar Osorio o Mari Flores.

Durante veintidós días la villa ducal fue sede festiva de las personalidades civiles y eclesiásticas más importantes de la época. Estuvieron presentes el monarca, Felipe III, y Casa Real, la alta nobleza: Grandes y Títulos del Reino, el príncipe Filiberto y embajadores de Francia y Alemania. No faltaron los representantes de la jerarquía eclesiástica. Allí estuvieron el Nuncio Apostólico, el Patriarca de las Indias, el Cardenal D, Cristóbal, obispos y vicarios generales de las Órdenes Religiosas. Todos participaron en las celebraciones litúrgicas, los desfiles y procesiones. La alta nobleza mostró sus habilidades en el lanceado de toros y juegos de cañas y las autoridades eclesiásticas presidieron las ceremonias religiosas.

No hay duda, el año 1617, hace de esto cuatrocientos años, Lerma fue durante un mes el centro más importante del país. Nos gustaría que volviese a serlo con la celebración de unas fiestas barrocas que nos ayuden a conocer y revivir los acontecimientos y fiestas que se celebraron en Lerma hace cuatrocientos años.

Importancia de la fiesta barroca.

Importancia política

Para la monarquía y la nobleza, como organizadores, fue la fiesta instrumento de poder, ostentación y propaganda. Rivalizaban y competían para lograr que sus fiestas fuesen las más espectaculares y, a través de ellas, manifestar su grandeza y prestigio social. Por eso, les preocupaba tanto que quedara constancia de los actos celebrados y pagaban a cronistas para que escribieran Relaciones en las que describían minuciosamente cada uno de los actos celebrados. Hoy constituyen la principal fuente de investigación para conocer la fiesta barroca.

Importancia social

En el siglo XVII, el Siglo de Oro, así llamado por su esplendor cultural, España se vio inmersa en una profunda crisis económica. El pueblo vivía en la miseria y en este contexto histórico la fiesta era motivo de regocijo, que servía para contrarrestar tanta penuria y hacer más llevadera su vida. Probablemente, por su función catárquica, evitó revoluciones sociales que siempre se producían en épocas de crisis.

Importancia cultural

En tiempos de tanto esplendor cultural los genios de las letras y de las artes pusieron su ingenio al servicio de la fiesta.

Grandes dramaturgos como F. Lope de Vega, L. Vélez de Guevara, Mira de Amescua, Quiñones de Benavente o P. Calderón de la Barca, escribieron comedias, entremeses, loas y mojigangas para estos acontecimientos festivos.

Pintores, como Sánchez Coello, o arquitectos, como J. Gómez de Mora, construyeron arquitecturas efímeras, arcos de triunfo, pirámides, altares, carrozas y espectaculares escenografías que transformaban las calles y plazas donde se celebraban estas fiestas.

Dada su importancia, están saliendo en la actualidad estudios y publicaciones, se están celebrando congresos y hasta exposiciones. Podríamos decir que la fiesta barroca es un tema de moda en la actualidad. La fiesta, toda fiesta, para serlo, no basta con conocerla, es necesario celebrarla.

Reconstrucción de la fiesta barroca en Lerma.

Corren tiempos de restauraciones históricas. Cada vez son más los pueblos que organizan mercados medievales o montajes teatrales para representar su historia.

Lerma fue la villa que el Duque de Lerma transformó en ciudad para el descanso y la fiesta. Por su historia y por su marco arquitectónico, el mejor conjunto monumental de principios del siglo XVII, es Lerma la villa predestinada a recuperar para todos la fiesta barroca. Convencidos de ello y con la ayuda entusiasta del Excmo. Ayuntamiento, el Grupo de Teatro “La hormiga “, ha dedicado todo su esfuerzo e ilusión en hacer realidad este proyecto restaurador. Después de un estudio minucioso, que ha hecho posible el rigor y fidelidad históricos que requiere toda reconstrucción, venimos celebrando las fiesta barroca desde el año 2.000 el primer fin de semana de Agosto.

Actos que se celebran en la fiesta barrroca lermeña

Desfiles. Las calles y plazas por donde se desarrolla el desfile se ornamentan con colchas y tapices. Se inicia la fiesta con una procesión cívica encabezada por el

Elemento caótico. formado por la tarasca, diablillos y zacudos que fustigan y asustan al público. Les acompaña la música de percusión de la batukada del pueblo.

Como contrapunto, más de treinta malabarista, niños y jóvenes del pueblo, preceden a un nutrido grupo de figurantes, vestidos de época, que con la danza barroca de pueblo y con el sonido de dulzainas forman el elemento festivo.

A continuación seis enanos y ocho gigantones forman el grupo alegórico, representan a las distintas razas que se unen al homenaje al Duque. Les acompaña el sonido solemne de dos timbales.

Cierran el desfile unos cuarenta nobles, vestidos espectacularmente y con gran rigor histórico. Es el elemento armónico. Los acompañan los músicos de la banda lermeña que con la danza, bien estudiada y ejecutada, ponen el broche de oro.

Homenaje al Duque en la Plaza Mayor.

Finaliza el desfile en la Plaza Mayor donde se recibirá y homenajeará a los Duques de Lerma con danza de gigantones, enanos y de la nobleza, exhibición de malabares y representación de un entremés clásico..

Representación de teatro en la Plaza de Santo Domingo.

Todos los años el Grupo de Teatro La hormiga representa en esta plaza una nueva obra de teatro clásico.

Mascarada y espectáculo pirotécnico.

Después del teatro comienza un correfuegos desde este lugar hasta la Plaza Mayor donde finalizará el día con una espectacular luminaria y mascarada. Malabares de luz y danza cortesana pondrán la belleza de su colorido y la tarasca con su fuego, rueda diabólica de bengalas, diablos y malabares de fuego sobrecogerán al público con sus danzas y cabriolas, para poner punto final unas carcasas de fuegos artificiales.

¡Os esperamos en Lerma!